Secretaría de Salud

Prevención y atención a la conducta suicida
  • Inicio

  • Síntomas y signos de alarma del suicidio

  • Mitos y realidades del suicidio

  • Síntomas de malestar emocional en niños

  • Depresión en niños y adolescentes

Programa dedicado a la prevención y la atención a la conducta suicida con la participación social.

Aplica de manera homologada las estrategias brindadas por la Organización Mundial de la Salud, en materia de prevención de suicidio a través de las guías de prevención que se han editado para el estado de Guanajuato.

Contribuye en la disminución de la incidencia y frecuencia del acto suicida en el Estado de Guanajuato


Síntomas


  • Cambia sus hábitos alimenticios y presenta alteraciones del sueño.
  • Pierde interés por actividades que realizaba normalmente.
  • Se retrae de amigos y familia.
  • Manifiesta emociones que se relacionan con huir y escapar.
  • Puede abusar del alcohol y⁄o consumo de drogas.
  • Descuida su aspecto personal.

Señales de alarma


  • Hace comentarios como: quisiera morirme, tengo ganas de acabar con todo.
  • Habla sobre la muerte como una forma de terminar con el sufrimiento.
  • Se despide de sus seres queridos.
  • Regala sus objetos y pertenencias.
  • Se alejan de las personas que los rodean.
  • Dicen que no encuentran salido ni solución a sus problemas.

Mito: Las personas que hablan de suicidio no cometen suicidio.
Realidad: La mayoría de los suicidas han advertido sobre sus intenciones.


Mito: Los suicidas tienen toda la intención de morir.
Realidad: La mayoría de ellos es ambivalente. No sabe si vivir o morir.


Mito: El suicidio sucede sin advertencias.
Realidad: Los suicidas a menudo dan amplias indicaciones.

Mito: La mejoría después de una crisis significa que el riesgo de suicidio se ha superado.
Realidad: Muchos suicidios ocurren en el periodo de mejoría, cuando la persona tiene toda la energía y la voluntad para convertir los pensamientos.


Mito: No todos los suicidios pueden prevenirse.
Realidad: Los que ya ha pasado es verdadero, pero los demás son prevenibles.


Mito: Una vez que una persona es suicida, lo es para siempre.
Realidad: Los pensamientos suicidas pueden regresar, pero no son permanentes y en algunas personas pueden no hacerlo jamás.

Los síntomas del malestar emocional no se presentan del mismo modo en los adultos que en los niños, la SSG recomienda a los padres de familia estar alertas a los cambios repentinos en el comportamiento de sus hijos que se pueden presentar en las siguientes formas:

  • Falta de interés en sus actividades cotidianas.
  • Cambio abrupto en el rendimiento escolar.
  • Disminución del esfuerzo en su vida en general.
  • Comportamiento inadecuado en el hogar en su salón de clases.
  • Deserción escolar.
  • Conductas de riesgo como consumir alcohol, tabaco o drogas.
  • Conductas en las que el niño se causa daño a sí mismo como mordidas, cortadas, quemaduras.
  • Irritabilidad, enojo, impulsividad, agresión.
  • Poca tolerancia a eventos que escapan a su control.
  • Participación en incidentes violentos.

La Secretaría de Salud del Estado de Guanajuato recomienda a los padres de familia:

  • Estar al pendiente de las actividades de sus hijos y brindarles apoyo cuando ellos lo soliciten.
  • Ayudarlos a desarrollar habilidades sociales a través de la convivencia con otros niños.
  • Brindarles confianza para lograr sus objetivos.
  • Impulsar en ellos la búsqueda de ayuda cuando tengan problemas, y la búsqueda de consejo cuando lo requieran.
  • Ayudarlos a tener experiencias y conocimientos nuevos.
  • Fomentar la participación en agrupaciones deportivas, religiosas o culturales.
  • Vigilar que la relación de sus hijos con compañeros, profesores y adultos sea respetuosa y no violenta.

Síntomas de la persona con riesgo suicida


  • Cambia de hábitos alimenticios y presenta alteraciones en el sueño.
  • Pierde de interés por actividades que realizaba normalmente.
  • Se retrae de amigos y familia.
  • Manifiesta emociones que se relacionan con huir y escapar.
  • Puede abusar del alcohol y⁄o consumo de drogas.
  • Descuida su aspecto personal.

Señales de alarma


  • Hace comentarios como “quisiera morirme” o “tengo ganas de acabar con todo”.
  • Habla sobre la muerte como una forma de terminar con el sufrimiento.
  • Se despide de sus seres queridos.
  • Regala sus objetos y pertenencias.
  • Se aleja de las personas que lo rodean.
  • Dice que no encuentra salida ni solución a sus problemas.